“Mi hijo/a tiene discapacidad intelectual”: ¿Cómo puedo ayudarlo/a a que sea más independiente?

Directora Área de Salud y Familia
Publicado el 17 de agosto, 2021.
Tiempo de lectura: 5 min.
Imagen Destacada
El rol de la familia es fundamental en el desarrollo e inclusión de la persona. Revisa aquí cómo potenciar, con sencillas tareas cotidianas, la autonomía para favorecer su participación social.
Descarga relacionada: Guía tutorial de beneficios sociales
DESCARGAR
Card image cap

I. ¿Qué es la autodeterminación?

Cuando un familiar tiene discapacidad intelectual, es común que las personas que cumplen el rol de cuidadores se pregunten hasta qué punto pueden hacer las cosas solos. Dejar que ellos empiecen a opinar, elegir y decidir en cuestiones sencillas de la vida diaria, como por ejemplo salir a comprar, visitar al peluquero o ver un programa de televisión, es un primer paso para apoyar su independencia.

La autodeterminación es el conjunto de las habilidades que nos permiten manejar nuestra propia vida.

  • Cuando elegimos hacer cualquier actividad;
  • cuando resolvemos problemas o defendemos nuestros propios deseos, opiniones e intereses frente a los demás;
  • cuando actuamos de acuerdo a lo que queremos y hemos decidido libremente para nosotros mismos, estamos ejercitando la autodeterminación.

Ser autodeterminado es ser independiente y libre de poder tomar decisiones para uno/a mismo/a.

II. ¿Cómo lograr la autodeterminación?

Esta habilidad se construye día a día y aunque la mayoría de nosotros la adquirimos de manera informal, las personas con discapacidad intelectual pueden necesitar apoyo a la hora de aprender a tomar decisiones, resolver problemas o defenderse.

Lograr el control de la propia vida resulta especialmente difícil para nuestro familiar cuando se subestiman sus capacidades y la relación hacia ellos se sitúa del lado de la sobreprotección.

Por ejemplo,

  • cuando queremos controlar todas sus actividades diarias por ellos,
  • cuando decidimos por ellos en todo ámbito de su vida sin dejar que tengan su propia opinión, estamos impidiendo que desarrollen su independencia.

Por esto, para que nuestro familiar con discapacidad intelectual adquiera las habilidades de autodeterminación, es necesario dejar que tenga sus propias experiencias en el mundo real.

Aunque esto implique dejar que se equivoquen, estos episodios los ayudarán a ejercitar sus fortalezas y limitaciones, a conocerse a sí mismos/as y a identificar sus propias metas.

Estas son algunas elecciones que involucran la autodeterminación:

  • Elegir qué ropa usar
  • Establecer un horario con actividades y tareas que realizaremos durante la semana
  • Querer escuchar música
  • Ver una película
  • Hacer ejercicio
  • Salir con amigos
  • Etcétera.

¿Qué tipo de habilidades son esenciales para comportarse de manera autodeterminada?

  • Saber elegir.
  • Tomar decisiones.
  • Resolver problemas.
  • Confiar en uno mismo.
  • Reconocer las fortalezas y debilidades de uno/a mismo/a.
  • Hablar o actuar en nombre de uno/a mismo/a ante otras personas.

III. ¿Cuál es el rol de la familia en la autodeterminación?

El rol de la familia es fundamental para fomentar la independencia de la persona con discapacidad intelectual. El apoyo familiar no solo influye en que la persona tome el control sobre su propia vida, sino que también repercute en la mejora de la calidad de vida de todos los miembros del núcleo familiar.

Mientras nuestro familiar gane más confianza, poder de decisión y autonomía, las relaciones interpersonales dentro de la familia serán más equilibradas.

Además, el desarrollo de su autodeterminación incidirá en que nuestro familiar tenga mayores opciones de ingresar al mundo laboral.

En su nuevo empleo, la persona con discapacidad intelectual logrará un buen desempeño en sus labores y podrá establecer relaciones amistosas con sus colegas de trabajo.

Consejos para el desarrollo de la autodeterminación en la familia

  • Lograr un equilibrio entre independencia y protección: Establecer normas y límites claros es importante, pero también lo es la flexibilidad y la libertad para que nuestro familiar aprenda desde la experiencia propia y sea capaz de actuar por sí mismo.
  • Valorar sus opiniones, gustos y preferencias: Es fundamental que nuestro familiar se sienta escuchado/a y valorado/a para fortalecer la confianza en sí mismo/a.
  • Fomentar las relaciones sociales: Los encuentros y reuniones con otras personas son oportunidades valiosas para desarrollar habilidades de comunicación, negociación y autodefensa.
  • Confiar en sus fortalezas.
  • Generar las situaciones para que nuestro familiar aprenda a asumir las responsabilidades de sus acciones.
  • Promover las oportunidades para que aprenda a elegir libremente por su cuenta.
  • Siempre dar retroalimentación positiva y honesta que lo lleve a entender que está bien cometer errores y aprender de ellos.

La independencia de nuestro familiar con discapacidad intelectual solo se logra si entendemos que ni la sobreprotección ni la sobreestimación de sus capacidades va a contribuir en su desarrollo. En lugar de eso, necesitamos apoyarlos con cierta flexibilidad para darles la posibilidad de que tomen el control de su propia vida.

Descarga relacionada: Guía tutorial de beneficios sociales
DESCARGAR
Card image cap
icon