Trabajadores del Taller de Lectura visitan Biblioteca Nacional

En la salida pedagógica, los estudiantes realizaron un recorrido guiado por el lugar, conocieron su historia y descubrieron valiosos materiales bibliográficos del país que los motivó a seguir avanzando en su lectura funcional.

27. junio 2017

Para reforzar los conocimientos aprendidos durante las clases, los estudiantes del Taller de Lectura de Fundación Contrabajo visitaron la Biblioteca Nacional, una experiencia que motivó su aprendizaje.

“En la biblioteca aprendí cosas que no sabía. Fue una experiencia bacán, hacer todas esas actividades, ver libros antiguos que no sabía que existían, escuchar música (de compositores chilenos), eso fue lo mejor. En el taller me enseñan con paciencia y me gusta que sigamos aprendiendo así, paso a paso”, comentó el trabajador de la empresa TRESS.

Héctor Bustamante.

“Me gusta el Taller de Lectura, he aprendido cosas que no sabía. Me encantó ir a la biblioteca, ver todos esos libros que no conocía, los libros de poemas, los computadores antiguos. Lo pasamos muy bien”, dijo el trabajador de Depósito Central de Valores (DCV).

Junto a ellos, asistió a la visita una trabajadora de Falabella Financiero, Macarena Espinosa, facilitadora laboral de la fundación y María José Castillo, profesora que imparte el taller.

En el recorrido conocieron la historia del lugar y descubrieron valiosas colecciones y materiales bibliográficos del país que recopila, preserva y difunde la biblioteca como, por ejemplo, el primer periódico nacional “La Aurora de Chile”.

“La salida pedagógica tiene por objetivo que los estudiantes vayan generalizando su proceso lector en un contexto letrado significativo. Desde ahí, se votó por visitar la Biblioteca Nacional en donde realizamos un recorrido guiado estimulando la lectura de diversos textos, de modo que los estudiantes según sus intereses vayan poniendo en práctica su lectura funcional”, explicó María José, también educadora diferencial con mención en discapacidad intelectual.

Sebastián Solorza.

Además, transitaron por diversos salones en los que pudieron observar a los visitantes estudiando, investigando y reflexionando sobre diferentes libros.

“Se intenciona y refuerza desde la motivación la importancia de continuar avanzando en nuestro proceso lector, dado que la lectura nos permite acceder a la información que necesitamos, o simplemente disfrutar de un texto que sea agradable e interesante para nosotros” , destacó María José sobre la experiencia.

Esta actividad fue la tercera salida pedagógica que se realiza. La primera consistió en una caminata letrada, en donde los estudiantes pusieron en práctica su lectura en el contexto diario, al reconocer, por ejemplo, el nombre de las calles, de estaciones de metro, información vial y propaganda publicitaria. En otra oportunidad, visitaron el Café Literario del Parque Bustamante.